Investigación de indicios

La importancia de identificar posibles violaciones a la Ley de Competencia

Sobre las actuaciones previas

La importancia de las actuaciones previas radica en la identificación de una posible violación de la Ley de Competencia; no constituyen un procedimiento sancionador que instruya a deducir responsabilidades.

Las actuaciones previas son acciones administrativas de carácter preliminar, a través de las cuales se analizan las condiciones de competencia de un mercado e identifican la existencia de fallos o problemas que podrían constituirse en indicios de la concurrencia de una o varias prácticas contrarias a la competencia.

Tal como lo definen los arts. 41 de la Ley de Competencia (LC) y 63, inciso final, de su reglamento, las actuaciones previas consisten en el conjunto de acciones realizadas por parte de funcionarios de la Superintendencia de Competencia, antes del posible inicio de un procedimiento sancionador, y que buscan inferir con carácter preliminar la concurrencia de posibles violaciones a la LC.

Para impulsar actuaciones previas, el Superintendente posee facultades para investigar, averiguar e inspeccionar con el objeto de verificar si existen elementos suficientes que permitan instruir un procedimiento sancionador. De no determinarse la posible existencia de prácticas anticompetitivas, se ordenará el archivo de tales actuaciones.

Las actuaciones previas no implican imputación y carecen de valor probatorio; tampoco sustituyen al procedimiento que se debe instruir para deducir responsabilidades.

Por ello, en ningún caso el resultado de dichas actuaciones puede constituirse como prueba dentro de un procedimiento sancionador; únicamente podrán servir para sustentar o motivar la instrucción del procedimiento que se derive, art. 65 del Reglamento de la LC.

La LC no regula plazo ni publicidad de las actuaciones. La SC puede o no darlas a conocer, según el caso.

Biblioteca de Casos de Prácticas Anticompetitivas

Biblioteca de Casos de Prácticas Anticompetitivas